La Plaza Porticada viene a ser en nuestros días sinónimo de una empresa cultural de muy altos vuelos, subrayada en su momento por el más rotundo y entusiasta aplauso popular. Durante la segunda mitad del siglo pasado, fue la plaza mayor de la cultura en Cantabria, el lugar donde se reunían al anochecer los montañeses y los visitantes del verano, todos ellos atraídos por el teatro, la música, por el canto y el baile, apretados en sillas y en gradas. Eran unas noches realmente inolvidables, aun acompañadas a veces por la lluvia y por el viento, en las que se sucedían espectaculares representaciones artísticas, que dejaron memoria indeleble por su mérito y por su calidad.
 
La Asociación que ahora lleva el nombre entrañable de Plaza Porticada ha heredado de ella el afán por todas las cosas que elevan el espíritu y contribuyen por eso a hacer la vida mucho más grata y feliz.

Pedro Crespo de Lara
Extracto de “Elogio del novelista Pereda”
 

Destacados

MITO Y REALIDAD EN LA OBRA DE MANUEL GUTIÉRREZ ARAGÓN
MITO Y REALIDAD EN LA OBRA DE MANUEL GUTIÉRREZ ARAGÓN

Del 5 al 7 de julio de 2017 - UIMP - Santander