Inicio / Actividades / FORO CULTURA Y NATURALEZA / 6º Foro Cultura y Naturaleza - Turismo Cultural: innovación y desarrollo

6º Foro Cultura y Naturaleza - Turismo Cultural: innovación y desarrollo

6º Foro Cultura y Naturaleza - Turismo Cultural: innovación y desarrollo La idea misma de sostenibilidad, le necesidad de conciliar esa sostenibilidad con una gestión adecuada de los diferentes recursos y la deseable transversalidad de las intervenciones, conducen hacia una nueva aproximación patrimonial del territorio. En los nuevos procesos de desarrollo, la noción amplia de patrimonio – tanto natural como cultural – se percibe ya como una “inteligencia” del territorio, como una forma de entender el territorio, que integra en un mismo concepto los recursos naturales, los recursos culturales, y el conjunto de los procesos, obra del tiempo o del hombre, que han configurado el territorio hasta el estado en que nosotros lo hemos recibido.

Hay factores que desempeñan un papel central en esa nueva concepción. En primer lugar, la noción misma de paisaje, que la exigencia social convierte en elemento integrador y envolvente de cualquier aproximación o de cualquier intervención en el territorio. Una noción abierta, que implica un mayor conocimiento del medio natural, ya se trate de paisajes naturales, rurales, urbanos y periurbanos, como quiere el Convenio Europeo del Paisaje elaborado por el Consejo de Europa, que tiene en cuenta la percepción que los propios ciudadanos tienen de sus valores culturales y naturales y que hace primar, en cualquier proyecto de desarrollo, el interés social y general. Es decir, lo que siempre hemos denominado – y en este campo, casi, con mayor razón – bien común.

Ello requiere, tanto en el estudioso como en el planificador o gestor de cualquier proceso de desarrollo que – necesaria y lógicamente – implique cambios o modificaciones en el territorio, una actitud innovadora, tanto en lo que se refiere a la ya mencionada identificación del medio y valoración de los recursos, como en lo que se refiere a su integración en un proyecto común de sociedad. Un proyecto de sociedad que tiene – debería tener, al menos – mucho que ver con la calidad de vida de los ciudadanos y que debería constituir el objetivo primero de cualquier promotor o gestor de desarrollo.

Esa nueva concepción del territorio – nueva “cultura del territorio” como quiere el reciente Manifiesto firmado por un grupo multidisciplinar de expertos, a iniciativa de la Asociación y del Colegio de Geógrafos Españoles – sólo puede consolidarse a través de una planificación innovadora del desarrollo, cualquiera que sea su objetivo o finalidad. La realidad nos muestra, sin embargo, como los recursos culturales se conjugan todavía de una manera arcaica y obsoleta con los recursos naturales, de manera aislada y, muchas veces, de manera unidireccional, en procesos tan irreversibles como ajenos a la idea misma de sostenibilidad. Faltan modelos de desarrollo que se inscriban plenamente en esta nueva tendencia.

Es una tendencia especialmente visible en materia de planificación urbana y de ordenación del territorio, pero que emerge en muchos otros campos, disciplinas y sectores. Uno de esos campos es, precisamente, el denominado turismo cultural, tantas veces sometido a debate en el curso de los últimos años, sin que pueda decirse -a pesar de haberse producido iniciativas, proyectos y hasta declaraciones muy positivas– que dispongamos ya de un corpus de doctrina, avalado por la experiencia, y que se traduzca en estrategias, políticas y prácticas de validez general o, cuando menos, transferibles. Así, hemos visto como el patrimonio cultural o natural, en sus múltiples categorías, tiende a convertirse en un mero producto, en un producto de consumo turístico, en un destino abierto al turismo de masas y abocado, las más de las veces –de una forma que parece irreversible– a proceso creciente y sin duda lucrativo, de “tematización”.

Promover una visión innovadora y trasversal de los recursos culturales y naturales en un contexto territorial, analizando nuevas formas de turismo y nuevos productos que escapen a esa tentación progresiva de “tematización”, es el objetivo del VI Foro “Cultura y Naturaleza”, que organiza la Asociación Plaza Porticada, en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo. Para ello, hemos querido recoger algunas tentativas y propuestas que se plantean de manera innovadora y, algunas, con éxito ya reconocido. Desde el turismo religioso – especialmente relevante este año en Cantabria, con motivo del Año Santo Lebaniego - al turismo literario, del que es un buen ejemplo la dinámica lanzada en torno a San Millán de la Cogolla, pasando por nuevas opciones de turismo, como el turismo de paisaje - un turismo que no se limite a admirar la belleza de unos parajes, sino a conocer y desentrañar el sentido, la historia y el significado de unos espacios determinados – hasta el turismo de salud o de bienestar, que responde a esa nueva tendencia social que asocia el bienestar físico a la calidad de vida, como realización personal e individual.

Conoceremos la experiencia de dos ciudades históricas, de rango y nivel diferente, que se muestran hoy como modelo de planificación: la ciudad de Maastricht, en los Países Bajos y el conjunto urbano-rural de Albarracín. En ambos casos se ha tratado de buscar un equilibrio, que pasaba por definir determinadas estrategias turísticas. Por su parte, el programa de Itinerarios Culturales del Consejo de Europa constituye, ya, una dinámica que se consolida en muchos países europeos, no sólo como filosofía y como instrumento que busque, en la valoración de experiencias históricas compartidas y visibles, una contribución a la construcción europea, sino una forma de diversificar –en una perspectiva trasnacional– los flujos turísticos que buscan, precisamente, los valores culturales y naturales.

Invitar a los representantes de las políticas turísticas a nivel del Reino de España, a personalidades que han reflexionado sobre esta problemática desde puestos de decisión o de discusión a nivel parlamentario, para debatir la concepción, la metodología, los mecanismos y los instrumentos aplicados en el desarrollo de estas iniciativas y experiencias, será el eje vertebrador de este Foro que, por VI vez, organiza la Asociación Plaza Porticada en la Universidad Menéndez y Pelayo de Santander.

José María Ballester

Documentos