Inicio / Premio de Honor / Listado de premiados / D. Aurelio González-Riancho Colongues

D. Aurelio González-Riancho Colongues

13er Premio de Honor. 10 de agosto de 2011

D. Aurelio González-Riancho Colongues
El Jurado que otorga los premios anuales con que la Asociación Cultural Plaza Porticada distingue a quien se ha destacado por su trabajo en el estudio, la difusión y la defensa del Patrimonio Cultural y Natural ha decidido por unanimidad conceder el correspondiente al año 2011 a don Aurelio González-Riancho Colongues, en razón a los siguientes méritos apreciados en su persona y labor:
 
El médico otorrinolaringólogo González-Riancho viene desempeñando desde hace más de dos décadas una actividad, no por discreta menos importante, en el campo del Patrimonio Histórico y Cultural de Cantabria, lo que con todo derecho le inscribe en la ejemplar figura de los médicos humanistas que han jalonado el devenir del tiempo.
 
Si su ejecutoria es altamente valorada en el campo profesional que le es propio, donde ha desarrollado técnicas originales de intervención no invasiva, ampliamente difundidas, el premio se le otorga por su no menos relevante dedicación al campo de la cultura patrimonial. En este ámbito, su empeño más intenso y extenso se ha centrado en la localización sobre el territorio, la documentación gráfica y la investigación bibliográfica y documental del rico patrimonio inmobiliario de la región, actividad que le ha convertido en uno de los más solventes conocedores de la multitud de torres, casonas e iglesias que jalonan el solar cántabro.

Los seis libros hasta ahora publicados (El linaje de los Riva-Herrera en Santander, 2001; Guía de l00 obras maestras arquitectura civil en Cantabria, 2008; El linaje de Ceballos, señores de la Montaña y de Castilla, 2010; en colaboración: Inventario de Arquitectura defensiva de Cantabria. Colegio Arquitectos de Cantabria, 2009; Biografías de los presidentes del CEM, en LXXV Aniversario (1934-2009) del Centro de Estudios Montañeses, 2009; y Guía de Astillero, 2011), la más de una docena de trabajos que han visto la luz en la revista Altamira del Centro de Estudios Montañeses, la treintena de colaboraciones con que ha alertado y alerta sobre riesgos al Patrimonio desde los periódicos regionales y su participación en reuniones científicas y en jornadas organizadas por entidades dedicadas a la defensa de ese Patrimonio compartido, dan buena prueba, no sólo de una incansable actividad, sino de una generosidad radicalmente desinteresada y puesta al servicio de la recuperación y salvaguardia de aquello que constituye una parte fundamental de la herencia dejada por las generaciones que nos precedieron sobre esta Comunidad Autónoma.