Inicio / Premio de Honor / Listado de premiados / Grupo Coral Voces Cántabras y Cuadro de Danzas Virgen del Campo de Cabezón de la Sal

Grupo Coral Voces Cántabras y Cuadro de Danzas Virgen del Campo de Cabezón de la Sal

15º Premio de Honor. 8 de agosto de 2013

Grupo Coral Voces Cántabras y Cuadro de Danzas Virgen del Campo de Cabezón de la Sal
El Jurado que otorga los premios anuales con que la Asociación Cultural Plaza Porticada distingue a quien se ha destacado por su trabajo en el estudio, la difusión y la defensa del Patrimonio Cultural y Natural de Cantabria ha decidido por unanimidad conceder el correspondiente al año 2013 a las ilustres corales de Cantabria, admirables escuelas de canto y formación social y espiritual en las que se cultiva con celo y eficacia el folklore de la vieja Montaña y se difunden, a través de sus repertorios de canciones y danzas, las costumbres, las creencias y las tradiciones que manan de los veneros sagrados de nuestra raza.
Y se otorga al Grupo Coral Voces Cántabras y Cuadro de Danzas Virgen del Campo de Cabezón de la Sal con motivo del NOVENTA aniversario de su nacimiento. La fundadora de dichos grupos fue la insigne Matilde de la Torre, escritora, folklorista y musicóloga, que los dotó de rigurosa calidad artística y gracia como lo demuestran su depurado repertorio de canciones y las celebradas piezas de danza “La baila de Ibio”. “El romance del conde de Lara” y los” Picayos”. Dichos Grupos, renovados a través de cinco generaciones, registran giras afortunadas por las provincias españolas y países extranjeros y, con particular orgullo, el éxito obtenido en el teatro Albert Hall de Londres en 1931, con su reflejo en el gran periódico The Times, que decía: “el bramido del bígaro es un terrible son de guerra antigua que sacude la sangre ”
En el nacimiento de los grupos premiados hay que destacar, como un fenómeno extraño que a veces ocurre en la historia de los pueblos, la presencia en Cabezón de la Sal, junto a la fundadora Matilde de la Torre, de la novelista Concha Espina, la pintora María Blanchard, y la escritora y traductora Consuelo Berges, parientes y amigas entre si. Este fenómeno de cuatro mujeres, que cada una por separado es una gloria de Cantabria, probablemente sin par, tratándose de una villa de unos tres mil habitantes que entonces tenía Cabezón de la Sal, no debe quedar sin mención, pues está ínsito en el premio.