Inicio / Premio de Honor / Listado de premiados / Viveros Escalante

Viveros Escalante

1er Premio de Honor. 11 de agosto de 1999

Viveros Escalante El Jurado ha acordado por unanimidad conceder el I Premio a D. Manuel Escalante Linares, quien al frente de los “Viveros Escalante”, de Mazcuerras (Cantabria) ha dedicado toda su vida al cultivo y cuidado de las plantas, árboles y flores que adornan innumerables jardines y parques, no solo de Cantabria sino de otras regiones españolas, brindando además a cuantos se lo solicitaron su consejo y experiencia.

Manuel Escalante Linares, actual patriarca de una estirpe que ya ha dado tres generaciones al servicio de la rica naturaleza vegetal que es el rasgo físico más simbólico de Cantabria, posee por sí mismo una personalidad en la que ser reúnen la sencillez, el señorío innato y las mejores tradiciones del campo montañés. Ha sabido legar a sus hijos el amor por las plantas que heredó de sus mayores, los inolvidables Isaac y Carlos Escalante –su padre y su tío respectivamente- cabezas de toda una admirable dinastía, pero también el amor y el conocimiento de la vieja Montaña, de la fauna de sus montes y ríos, de las costumbres, las hablas, las artesanías y los juegos antiguos -fue campeón de España de bolos-, y en su carácter serio y sonriente, irónico y afectuoso, discreto y abierto a la vez, resume muchos de los rasgos más representados del alma cántabra.

Por haber honrado la tradición recibida y haberla transmitido con su ejemplo de sabiduría y dignidad; por haber contribuido tanto al embellecimiento del paisaje de su tierra, éste que merecería ser llamado “Jardinero Mayor de Cantabria”; cazador, pescador, vencedor en las boleras montañesas, alcalde que fue de su Ayuntamiento de Mazcuerras; este ser humano, en fin, trabajador y bondadoso, que sigue hoy rodeado de sus árboles y flores, mostrándonos a todos cuál es el mejor signo y ornato del prodigioso paisaje de la Montaña, merece, a juicio de este Jurado, el “Premio de Honor” 1999, de la Asociación Cultural Plaza Porticada. Al concedérselo así, queda justamente atendido uno de los fines de la Asociación que, en su propósito de defensa del patrimonio, ve con especial interés el que se refiere a la naturaleza.

El Jurado ha considerado también que, además de los ejemplos que en ese aspecto puedan ofrecer autoridades e instituciones, es justo exaltar también el que hayan dado personas privadas y familias como ésta de Escalante. Que durante casi todo el presente siglo ha trabajado en pro de los árboles y las plantas, y que está representada con el mayor honor por D. Manuel Escalante.